Insights de Negocios

En perspectiva


Alianzas estratégicas: ¿Mejoran la rentabilidad de una empresa?

Noviembre 14, 2016

Las alianzas estratégicas son acuerdos de negocios que alcanzan dos empresas para lograr un propósito mutuamente benéfico a través de la colaboración y de compartir sus recursos, pero manteniendo su autonomía.

En el vocabulario cotidiano de los empresarios de hoy, el término "estratégico"  tiene un lugar destacado, pero hay que reflexionar un poco antes de utilizarlo, sobre todo cuando se habla de alianzas de negocios.

Si bien casi todas las asociaciones, ya sea entre dos empresas o entre una empresa y un grupo de inversionistas, pueden aportar valor, es muy importante distinguir entre las alianzas estratégicas y las meramente convencionales.

Las estratégicas permiten que una parte pueda aprovechar los recursos y el conocimiento de la otra, y que ambas tengan mayor acceso a nuevas oportunidades de negocios. Por lo tanto, no son alianzas estratégicas las fusiones, las adquisiciones, las licencias ni las franquicias.

Compromiso e inversión

Una alianza estratégica requiere un gran nivel de compromiso e inversión, por lo que es necesario destinarle un alto grado de atención. Si se estructura debidamente puede aumentar la producción, reducir costos e incrementar la rentabilidad, entre otras ventajas.

Sin embargo, una mala gestión o permitir que se disuelva antes de tiempo puede tener un impacto negativo importante en la capacidad de las empresas o fondos de inversión involucrados para alcanzar sus objetivos de negocio.

Factores que la distinguen

Estos son los cinco factores que hacen que una alianza sea realmente estratégica:

  • Es vital para el éxito de una meta u objetivo principal de negocios
  • Es crítica para el desarrollo o mantenimiento de una competencia central u otra ventaja competitiva
  • Bloquea una amenaza competitiva
  • Crea o mantiene opciones estratégicas para la empresa
  • Mitiga un riesgo significativo para el negocio

Además, es esencial que ambos socios estén conscientes de cuál de estos criterios es visto como estratégico por la otra parte, pues, si uno no entiende la expectativa del otro, es probable que la relación no funcione.

Elementos clave para el éxito

Con las alianzas estratégicas, la clave es la visibilidad y la rendición de cuentas. Las métricas compartidas son vitales para el éxito a corto, mediano o largo plazo, pues alinean de inmediato los enfoques de los socios, teniendo como resultado la confianza mutua.

Esta confianza es indispensable cuando se comparten recursos y riesgos. Una vez forjada, las empresas pueden lograr objetivos que les sería imposible alcanzar cada una por su lado.

El éxito final se dará en la medida en que cada parte agregue valor mutuamente, tanto para sus clientes como para sus respectivos accionistas.


REFERENCIA: http://iveybusinessjournal.com/publication/the-five-factors-of-a-strategic-alliance/